Nuestra privacidad, un problema de contraseñas

Nuestra privacidad, un problema de contraseñas

¿Tu contraseña te protege de verdad? Esta es la pregunta que se han hecho desde CheckMate y por esto han realizado una infografía en la que describen algunos de los datos más importantes a conocer sobre el universo de contraseñas.

En primer lugar, un poco de historia. Destacan que antes del uso de ordenadores o internet las contraseñas eran utilizadas con propósitos militares. En la Segunda Guerra Mundial, los paracaidistas usaban sólo contraseñas como método único de identificación. La clave cambiaba cada tres días para garantizar la seguridad.

Las contraseñas que conocemos actualmente no se empezaron a usar hasta 1974, según CheckMate.

Actualmente, la privacidad y datos confidenciales de las personasdepende estas combinaciones «secretas». Por ejemplo, la clave PIN para las tarjetas bancarias, el acceso al ordenador o teléfono, así como también para las cuentas de correo electrónico o el banco online. La red WiFi, redes sociales o alarmas también dependen de estas.

Entonces ¿por qué dejar la elección de una contraseña a la ligera? Checkmate apunta que una persona visita cerca de 25 sitios que necesitan contraseñas sin embargo solo tienen en promedio seis diferentes. Gran error.

Por ejemplo, un 73% de las personas utiliza la misma contraseñapara varios sitios. Otro 33% utiliza la mismas para TODOS los sitios. Un 32% guarda contraseñas en su móvil y un 62% de los usuarios de móviles no utiliza un código para protegerlo.

La mayoría de las persona utiliza contraseñas débiles. Un reciente estudia apunta por ejemplo que la contraseña más común es «1234». Mientras más sencilla es la clave, mayor es el riesgo que corre el usuario a ser hackeado.

Un 4% de usuarios utiliza la palabra «Password» como contraseña. Password significa «contraseña» en inglés. Los nombres de pila también son muy usadas. Un hacker normal puede hackear una contraseña común en menos de 3 minutos.

QUÉ HACER

Aquí algunos consejos básicos para obtener una clave segura. Primero, debe tener al menos ocho caracteres, cualquiera con menos es considerada débil y por lo tanto más fácil de descifrar por un cibercriminal.

Utiliza una combinación de múltiples tipos de caracteres: letras mayúsculas y minúsculas. Números y símbolos. Sin embargo, cuidado, no hagas unas contraseña tan complicada que no la puedas recordar.

Verifica la fortaleza de tu clave. Hay algunas herramientas que permiten realizar esto. Kaspersky acaba de poner en marcha un programa online que determina cuanto tardaría un criminal en descifrar la clave.

Cambia las contraseñas al menos dos veces al año por precaución. Por otra parte, no uses palabras reales, son fáciles de descifrar. No introduzcas tus contraseñas en ordenadores públicos.

 

Fuente

  • Acus-brial-banner
  • Acus-brial-banner
  • Acus-brial-banner
  • Acus-Prodim
  • Acus-Prodim
  • Acus-Prodim
  • Acus-Prodim
  • Acus-Prodim
  • Acus-Prodim
Back to top